Fuego amigo

― Ricardo Ragendorfer

Opinión

Contratapa, por Víctor Hugo Morales